Hace unas semanas impartí una charla en el PaleoTraining de Arrecife junto a mi compañera de consulta Alicia López-Covarrubias, psicóloga. Hablamos sobre felicidad, salud mental, ideas para vivir de maneras más equilibradas. Terminamos con una sesión de relajación, guiada por Alicia. Este post es un resumen de las pautas que se dieron en dicha charla. Espero les ayuden en su día a día.

Correr

Tras una discusión, sal a correr lo antes que puedas.

1. Reacciona de alguna manera cuando vivas una situación estresante. El cuerpo está diseñado para adoptar diferentes acciones cuando se expone a un estrés agudo (lo que en fisiología se denomina reacción de lucha o huida). Permanecer quietos y “tragar” todo lo que nos ocurre es algo muy nuevo evolutivamente, y si lo hacemos de manera habitual nos puede enfermar. La próxima vez que experimentes rabia, ira, frustración o cualquier emoción que no sea fácil de expresar por diferentes circunstancias, al menos muévete, camina, sal a coger aire, mueve los brazos, grita a solas, habla con alguien. Lo que sea menos quedarte sin hacer nada.

 

Pescado

El pescado es una fuente importantísima de DHA, fundamental para ser felices.

2. Come pescado, marisco y productos derivados del mar. Nuestro cerebro está formado por ácidos grasos, entre ellos los famosos omega 3, los cuales se encuentran sobre todo en el pescado. Incluir varias veces a la semana estos alimentos en tu dieta te asegurará un aporte adecuado de DHA, uno de los ácidos omega 3 más importantes para el funcionamiento cerebral. Si estás pasando por una época de mucho estrés, considera tomarte un suplemento.

Tomar el Sol

Toma el sol progresivamente cada día hasta llegar a un mínimo de 30 minutos.

3. Toma el sol a diario. Ya hemos hablado en post anteriores de la importancia de tomar el sol. Unos niveles correctos de Vitamina D se asocian a una mejor salud mental. De hecho existe la hipótesis de que la tasa de suicidios más alta en los países nórdicos se debe, en parte, a que tienen una menor exposición solar. Aprovecha si eres de los afortunados que vives en un clima amable y exponte al sol cada día al menos 30 minutos. Y hazlo con la menor ropa posible y sin usar protector solar, ya que así dificultarías la absorción de la preciada Vitamina D. Y no te preocupes, el cáncer de piel no se asocia a este modo de tomar el sol, sino a exposiciones mucho más largas.

Conducir

Disfruta del acto de conducir

4. Conduce despacio, disfruta de ello. Pasamos un tiempo considerable de nuestro día en el coche, y normalmente se asocia a estrés, debido a la prisa, los atascos, las imprudencias. Subirse al coche con una mentalidad diferente te ayudará a invertir mejor dicho tiempo. Procura no pasar de 80 kilómetros por hora y lo notarás en tu respiración, en tu frecuencia cardíaca, en tu humor. Conducir relativamente despacio es un poderoso antídoto contra el estrés.

Playa

Pasear por la playa es una excelente terapia

5. Dedica tiempo a permanecer en contacto con la Naturaleza. Acudir a la playa, al monte o al campo constituyen terapias anti estrés en sí mismas. Se ha demostrado que dichas actividades mejoran los marcadores de estrés, disminuyendo la tensión arterial o mejorando el sistema inmune, entre otras cosas. Sumergirse en el mar te otorga multitud de beneficios, así como rodearte de árboles. Incluye a menudo excursiones a dichos sitios y verás como tu salud mental mejora.

Telediario

No estamos adaptados a tanta información negativa

6. Limita la cantidad de información negativa que llega a tu mente. Actualmente vivimos inmersos en la cultura de la inmediatez. Nos enteramos al instante de lo que ocurre en cualquier parte del mundo. Esto no es necesariamente malo, pero si la proporción de negatividad es alta entonces sí que tenemos un problema. Los telediarios son una fuente concentrada de información negativa caracterizada por no poder hacer demasiado, sino observar y “tragar”. Nuestro sistema nervioso está diseñado para afrontar situaciones negativas frente a las cuales cabe algún tipo de acción, alguna respuesta con sentido. Ser espectadores varias veces al día de las desgracias mundiales no nos beneficia y nos puede dañar si no lo corregimos.

Amigos

Cultiva la amistad y la familia

7. Desarrolla y cuida tu círculo de amigos y familia. La paradoja actual del humano conectado a través de las redes sociales con miles de personas y sintiéndose solo a pesar de ello genera vértigo. Sal a la calle, habla con las personas, llama a tus amigos, organiza una cena con tu familia. Pasa tiempo con la gente que te quiere y a la que quieres. Dedica tiempo a las personas que forman parte de tu vida. Es la mejor inversión que puedes realizar.

Fotografía

Practica algún hobbie

8. Reserva tiempo libre para desarrollar algún tipo de hobbie. Encuentra una actividad que te motive y dedícate a ella. El ser humano necesita un continuo proceso de aprendizaje. No importa de qué se trate, lo importante es que te guste. Parar el ritmo cotidiano y dedicar una hora a fotografiar paisajes, a escuchar música o a acudir a un taller de teatro te ayuda a equilibrarte en este mundo moderno de tensiones y exigencias.

Tiempo

Es necesario convertirse en un experto en la gestión del tiempo

9. Aprende a relativizar el tiempo. Vivimos en una sociedad esclavizada por el reloj. Nos imponemos rutinas en función de la hora. Comemos porque toca. Nos acostamos porque es tarde. Rompe con la tiranía de la hora social. Libérate del dictado del reloj. Prueba a no llevarlo, o a cambiar la hora. Experimenta comiendo un día a las 5 de la tarde, o a las 11 de la mañana. Haz las cosas cuando te apetezca hacerlas, y no porque la convención social lo marque. Recuperar nuestro reloj interno es clave para ser felices.

Sexo

Disfruta de uno de los mayores placeres de la vida

10. Disfruta del sexo siempre que puedas. En nuestros genes está marcada a fuego esta tremenda recompensa natural, y de nosotros depende que así siga siendo. Negar nuestra parte más “animal” nos ocasiona problemas. Creer que estamos “por encima” del sexo y que no nos hace falta es engañarse. No existe mayor regulador de la salud. La líbido es un marcador de salud excelente. Si no la tienes alta, hay que ponerse manos a la obra. La buena noticia es que se retroalimenta, así que sólo hay que empezar y lo demás vendrá solo. Déjate llevar y ríndete a los placeres del sexo con tu pareja, amante o con quien puedas. Verás como tu salud mejora de manera espectacular.

Buda

Medita siempre que puedas, aunque sea cinco minutos.

     Y hasta aquí este breve y ligero post. ¿Qué sugerencia de las 10 es la que más le ha gustado? ¿Cuál pondrán en práctica desde hoy mismo? Espero que les haya servido de ayuda para afrontar esta intensa vida. Un saludo y sean felices!